Tag Archives: camaras hiperbaricas

LAS CÁMARAS DE LAS PIRÁMIDES

6 Dic

Hace 14.500 años, los más avanzados científicos de una civilización en extinción, construyeron para las generaciones futuras, las obras arquitectónicas y técnicas polivalentes más perfectas. La finalidad de las Grandes Pirámides, lejos de la burda teoría de las pirámides como tumbas, era un conjunto de utilidades, tanto para los constructores, como para las civilizaciones que viniesen después.

En ellas se “guardaron”, tanto literalmente como esotéricamente, gran cantidad de conocimientos. En la Gran Cámara de la Gran Pirámide, que no es la “Cámara del Rey” ni la “de la Reina”, seguramente se hallarán los tesoros más importantes para una civilización, y no serán éstos ni joyas ni piedras preciosas o cosas que simplemente se puedan convertir en “dinero”. Quiero pensar que serán artefactos, muestras tecnológicas, escritos con conocimientos trascendentales, algunos de los cuales ya hemos obtenido mediante la investigación metafísica y científica. Esa Gran Cámara se sabe dónde está, pero los intereses fácticos de nuestro sistema no permiten su apertura. La Gran Cámara está ubicada encima de la llamada “Cámara del Rey” y ésta no es más que el umbral de esa cámara secreta de la que damos luego más detalles.

Piramicasa es una empresa de hecho, dedicada desde 2001 a fabricar y construir pirámides en todo el mundo, utilizando los conocimientos obtenidos hasta ahora por el autor (Gabriel Silva) desde 1973, los avances realizados por un equipo de investigación ruso que interactúa con el Club Internacional Osiris y los médicos cubanos que ya usan pirámides para terapias en todos los hospitales del país.

Hemos dicho que la Gran Pirámide (como parte de un conjunto integral) contiene tesoros literalmente y esotéricamente. Pues los literales estarán dentro de esa cámara secreta ya descubierta por deducción y no abierta jamás, que demostraría una vez más (como cada cosa que se descubre en Egipto) que la arqueología oficial miente, que la egiptología miente, porque la tiranía académica es cómplice de la tiranía financiera mundial. Cualquiera de las teorías históricas fundamentales -como la de pirámides como tumbas- haría caer consigo muchos otros paradigmas, tanto políticos, como religiosos y económicos. Los cambios de paradigmas hacen tambalear a los poderes cuando estos están basados en la mentira, en el engaño y la ignorancia.

Esotéricamente, las pirámides y casi todos los conjuntos arqueológicos de Egipto contienen una cantidad de conocimientos en su propia forma, en su matemática, en su disposición, en su ubicación geográfica (geodésicamente especial) y en infinidad de detalles que sólo hay que querer explorar. Los efectos de la pirámide sobre la materia fueron descubiertos en 1927 por Antoine Bovis, que también es llamado el “Padre de la Geobiología”. Este extraordinario francés descubrió que los gatos y ratones muertos en las pirámides, no se pudren, sino que se secaban hasta quedar ligeros como una pluma. Intuyó que la forma tenía mucho ver en el curioso proceso de momificación y le extrañó que los antiguos egipcios no usaran ese poder para momificar a sus dignatarios.  En cambio, les quitaban las víceras y procedían a una taxidermia que sería innecesaria si se usan pirámides.
De regreso en Francia, construyó pirámides a escala de la Gran Pirámide, con diversos materiales, tal como hizo el autor medio siglo después y durante varias décadas. El autor siguió los pasos de Antoine Bovis, Max Thot y Greg Nielsen, el Dr. José Alvarez López, así como de otros pocos escritores serios que continuaron ensayando con pirámides verificando sus efectos. Entre 1984 y 1991 tuvo ocasión de dirigir un laboratorio de investigación de física cuántica, con físicos que previamente habían sabido que las pirámidesa acumulan neutrinos en grandes cantidades, en procesos que permiten estudiarlos diferenciadamente, sin los problemas de la antigua tecnología de mediados del siglo XX, en que debían estudiarlos sólo en forma estadística y ocasional. Los resultados fueron extraordinarios en todos los campos analizados (física, química, biología y ocasionalmente en terapias).
En 1984 también comenzaron los médicos, terapeutas, agricultores y apicultores cubanos a usar pirámides, aprendiendo a hacerlas con mínimos recursos y magníficos resultados. Gabriel Silva y el Dr. Ulises Sosa Salinas contactaron mediante internet a finales del año 2o00 y su encuentro representó la concatenación de dos enormes trabajos de investigación, en la que también participaron eminentes médicos cubanos como los Dres. Carlos Delgado, Daniel Zayas y cientos más; físicos como el Dr. Elio Crespo Madera y personal científico y técnico de toda Cuba.

En Egipto encontré las respuestas a algunos de los enigmáticos usos de las cámaras de las pequeñas pirámides (pequeñas, si, de 40 metros de altura), llamadas Pirámides de las Reinas. Henutsen, Meritetis y Hetepheres. En ralidad eran cámaras hiperbáricas, donde se aumentaba la presión atmosférica interior mediante columna de agua.

 

La presión de cuatro atmósferas (o poco más) conseguida dentro del “sifón” de la cámara subterránea, produce extraordinarios efectos curativos en muchas dolencias, por eso se están poniendo de moda las cámaras hiperbáricas, pero en este caso, dicho efecto está acompañado de una parte del efecto piramidal que llamamos “Antipirámide”, que se produce debajo de la pirámide, y es diferente a lo que ocurre adentro de ella. Para saber más sobre antipirámide, visita este enlace.

Sin duda, las diversas clases de cámaras, tanto interiores como subterráneas, han tenido funciones diversas, no sólo una, y menos aún como tumbas de faraónes. Las tumbas de las tres reinas que se suponía, eran esas pirámides menores, han sido halladas en otros sitios al menos en una de ellas, pero además, la supuesta “tumba de Hetepheres” fue abierta en sus sellos inviolados en 1925 y ¡Oh, sorpresa!. No había allí ningún cadaver de nadie. El tanque, (que no féretro ni sarcófago) también abierto ante múltiples personalidades políticas y académicas de la época, estaba con sus sellos inviolados. y resultó que también estaba vacío.  Se encontraron vísceras en un curioso vaso canópico con cuatro compartimentos y sin análisis de ninguna clase, los arqueólogos dicen alegremente que son las vísceras de Hetepheres. Aún hoy sería imposible determinar por análisis de ADN (a falta de patrón comparativo), de quién eran esas vísceras, que sin duda se dejaron allí muchos miles de años después de construidas las pirámides. Se armó una suposición de que sería de esta reina porque su nombre aparece en una parte del mobiliario encontrado. Por otra parte, como las cronologías y casi todo el andamiaje oficial es un cúmulo de teorías sin fundamento y con graves contradicciones, cabe suponer y con más peso científico por simple lógica al interpretar los escritos, que Hetepheres no fue una reina, sino una forma de manifestación de Isis. Misterios como éste abundan en Egipto, y no serán resueltos por la arqueología oficial. Nunca jamás se ha encontrado un cadáver, ni una momia en ninguna pirámide. Algunas fueron usadas seguramente por los antiguos egipcios, incluso como “tratero de lujo” para meter gran cantidad de objetos suntuarios, pero nadie las usó como tumba y es posible que las usaran (tal como bien podría hacerse ahora), como cámaras terapéuticas polivalentes.
Ante la comprobación de los conocimientos científicos y técnicos aplicados a la construcción de las pirámides, resulta totalmente ridículo seguir sosteniendo que fueron tumbas. Es más o menos como decir que nosotros hemos desarrollado la aviación para llevar a los muertos al cielo, o cohetes para enterrar a los muertos en la Luna. En esta civilización demente y autodestructiva, aún la idea puede ser “negocio”, pero no para aquellos constructores que nos dejaron como herencia, los más elevados conocimientos científicos, tanto físicos como metafísicos.

Volviendo a la Gran Cámara Secreta de la Gran Pirámide de Gize, el formidable descubrimiento lo hizo otro erudito francés llamado Philippe Lheureux, quien dedujo de todo el conjunto interior de la Gran Pirámide, el mecanismo que componen las mal llamadas “cámaras de descarga” (está en inglés con imágenes), que no tienen razón de ser a la luz de la arquitectura y la ingeniería edilicia. La Cámara del Rey sólo es el pistón hidráulico que permitiría abrir la parte superior del conjunto de “cámaras de descarga”. Los llamados “canales de ventilación” fueron concebidos para echar agua, la que llenando la “Cámara del Rey” ejercería (si estuviera completa y funcional la cámara de los rastrillos) una presión de varias atmósferas, suficientes para mover suavemente el “techo” del conjunto de cámaras de descarga y abrirlo, dando acceso a esa cámara que sólo podría abrir una civilización con los conocimientos técnicos que posee la nuestra. En esta página hay más detalles(en francés).

En www.piramicasa.es se encuentran los productos concretos que brindamos al mundo actualmente y en los libros Tecnología Sagrada de las Pirámides (Gabriel Silva) y Revolución Terapéutica de las Pirámides (Dr. Ulises Sosa Salinas y Gabriel Silva) se encuentra la información más avanzada y actual sobre pirámides y sus usos en medicina, biología, agricultura, apicultura, granja, arquitectura, etc.

A este blog se irá agregando  gran cantidad de entradas, por lo que se sugiere la suscripción que permite mantenerse informado de nuevas publicaciones.

Gabriel Silva – 05 de Diciembre de 2011

A %d blogueros les gusta esto: