ORBS, BIONES O BOLSONES DE NEUTRINOS

24 Dic

BIONES, ORBs O BOLSONES DE NEUTRINOS
En este blog encontrarás mucha información técnica y científica sobre los productos que puedes ver en detalle en www.piramicasa.es o en www.piramicasa.com

La importancia de este tema es enorme cuando deseamos explicar las curas del reumatismo en todas sus formas y otras enfermedades degenerativas (esclerosis múltiple, ataxia, esclerosis lateral amiotrófica, etc.), así como otros efectos que conseguimos con las pirámides. Los orbs no son la única explicación, sino parte de ella.

L

( Parte Iª )

Los biones los descubrió modernamente Wilhelm Reich (1897-1957);”ORBs” les llamó después de sus primeros trabajos, al relacionarlos con otros factores geobiológicos: “ORgon Biologic”, comprendiendo que este fenómeno teórico en principio, que ya se dibujaba y pintaba en hiero-glifos (término que significa “símbolos sabios”, de lo que proviene la palabra “jeroglífico”), así como en numerosos textos esotéricos en código y en pinturas celtas, lo que se fotografiaba durante experimentos con energía orgónica, era lo mismo. Representaban la prueba material de la existencia de la energía orgónica.

Para quienes trabajamos con pirámides y hemos dado algunos pasos más sobre la ruta científica que marcara este sabio (muerto en una cárcel de USA por causa de sus descubrimientos), se trata de bolsones de neutrinos. En su oportunidad fueron causa de estudio de un par de doctores en física: Roberto Balmaceda y Herminio Valdez, con el apoyo por incorporación posterior del Dr. Herminio Sánchez Gómez (matemático), sin que relacionásemos lo que se manejaba en modelos matemáticos de las mediciones cuánticas, con las teorías de Reich -porque apenas las conocíamos entonces de modo incompleto- y lo que nos ocurría con las fotos de las pirámides del laboratorio (muy densas, de aluminio) utilizadas por el simple hecho de que se sabía hace más de treinta años que las pirámides acumulan neutrinos, especialmente un tipo tauónico más estable que los tauones normales, los muónicos y los electrónicos.

O sea que sí, se trata de “partículas en suspensión”, pero no de “motas de polvo”, ni de gotas de agua, sino de una enorme cantidad de subpartículas que pesan cada una cerca de 13,7 a 14,7 millones de veces menos que un electrón. Es materia, pero no como solemos verla habitualmente. Explicar más al respecto es cosa que se hará en un libro actualmente en proceso, pero esa parte deberá contar con el auxilio de alguno de los físicos mencionados o en su defecto algún científico de ese nivel.

Últimamente, con las cámaras digitales, se puede ya descartar la creencia de que son causa de defectos del celuloide. ¡Cuántas fotos hemos tiradas a la basura por esa suposición!…

Quedaba pendiente de análisis la teoría de las motas de polvo y las gotas de agua en suspensión cerca de la lente, que muchos fotógrafos aficionados y profesionales siguen sosteniendo, así como algunos profesores de física. Sin embargo los laboratorios fotográficos más acreditados, los fabricantes de películas como los fabricantes de cámaras (digitales y de las otras), no han certificado jamás que se trate de dichas partículas en suspensión, como antes -prudentemente- jamás certificaron los químicos que pudiera tratarse de defectos del celuloide. Lo han hecho en casos muy específicos, pero no como certificación propiamente dicha, sino devolviendo el dinero o reemplazando al comprador el carrete supuestamente defectuoso.

Una pequeña investigación personal, contactando con los fabricantes de material fotográfico (Canon, Kodak, Minolta y otras menos importantes), derivó en una larga serie de conversaciones en las cuales de ninguna manera se me respondió tras los análisis, que se tratara de partículas en suspensión de tipo normal, descartando por diversas razones esas posibilidades. Lo que sí aceptan es la posibilidad de “algún tipo de partícula”, pero no lo que podemos llamar “polvo”, que atómicamente tiene una consistencia muchísimo mayor que los ORBs.

Un ingeniero físico de la firma Kodak me dio la respuesta más terminante al respecto, aunque pidiendo reserva sobre sus datos, ya que no puede por el momento hacer una certificación. Me dijo casi textualmente (en inglés) “No sabemos que son esas cosas y hemos analizado miles de fotos, pero si fuesen motas de polvo o gotas de agua, no serían viables la fotografía ni la vista”.

En cambio, la única teoría alternativa -cada vez más descartada- para los ingenieros ópticos de estos laboratorios, son reflejos, juegos de luces, fenómenos de refracción de las propias lentes, descartando errores del proceso de digitalización, toda vez que aparecen exactamente iguales en cámaras de carrete, a partir de 200 ASA y menos comúnmente, en los de 100 ASA. Pero en ningún caso han podido concluir de modo definitivo al respecto, reservando sus teorías prudentemente.

El hecho de que a menos de 200 ASA sean excepcionales las fotos con ORBs, es un factor más para descartar las motas de polvo o agua, pero un asunto interesante para determinar lugares de alta actividad geobiológica, en base a fotografía con -por ejemplo- menos de esa sensibilidad.

La ciencia no certifica nada, ni siquiera lo que se pueda descartar, mientras no se tenga el conocimiento exacto de un fenómeno y se lo pueda reproducir a voluntad. Hasta ahora, todos los intentos de repetir la experiencia de fotografiar biones usando polvos y/o agua rociada en el ambiente, han fracasado. Se pueden producir imágenes similares, se pueden sacar fotos “parecidas” a las de los biones y ocasionalmente (sobre todo cuando se rocía agua en el ambiente), puede aparecer algún ORB porque se ha creado una condición física, geobiológica, que permita su formación, pero no aparecen la gran cantidad de gotas en suspensión fotografiadas de la misma manera, que deberían aparecer si se tratara de agua. Aún cuando se lo hace con ciertas manipulaciones de la lente, para difuminar la imagen captada, logrando fotografiar como bolas esas partículas, no se consigue fotografiarlas con la claridad de los biones, ni se consigue que el resto de la imagen sea nítida y en lo único que se parecen estas motas, es en la redondez, siempre que se saque con la cámara en buena velocidad, de lo contrario salen movidas las partículas. El fondo siempre será muy borroso, cosa que no ocurre con las fotos con biones.

Tampoco se parecen los análisis espectrales entre los biones y las partículas así fotografiadas. Los biones tienen áurea -por lo general violácea-, diferentes radiaciones, un colorido que no tiene nada que ver con el agua y una variedad de formas internas que hace suponer a los de imaginación desbordada, que hay allí una inteligencia extraterrestre o cosa por el estilo. El mismo intento con polvos en suspensión da siempre figuras amorfas, muy raramente redondeadas, incluso cuando se manipula la cámara para sacarlos difuminados. Hemos probado con tierra muy fina, talco, bicarbonato y otros polvos muy finos. Nunca conseguimos algo parecido a los biones que logramos fotografiar cuando instalamos una pirámide y durante los diez primeros segundos inmediatos a su orientación.

En el ámbito pseudoesotérico no han faltado teorías y hasta afirmaciones de que se trataría de seres inteligentes, de entidades extraterrestres, de manifestaciones angélicas y toda clase de cosas igualmente improbables, que pasan por la pura creencia, sin un ápice de fundamento científico, ni siquiera de fundamento lógico.

También es cierto que algunas personas parecen tener la facultad de manipular -consciente o inconscientemente- algún tipo de energía (quizá su propia energía vital), que hace que aparezcan estos biones en la mayoría de las fotos que se les hace. Pero ello no significa que se trate de entidades conscientes, inteligentes o “espirituales”, sino de meros corpúsculos producidos por millones, trillones, quintillones o más neutrinos reunidos por un campo magnético piramidal (de una pirámide que hemos construido o bien de las gotas de agua molecularmente bien formadas, que forman una pirámide).

Los lugares donde más aparecen son las cavernas, en los sitios geobiológicamente más activos y en las pirámides cuando están correctamente construidas y orientadas. En las cavernas es donde resulta más improbable que existan motas de polvo en suspensión, especialmente cuando son profundas y nada transitadas. Aunque es cierto que la ausencia de viento permitiría a unas pocas partículas permanecer más tiempo quietas en la atmósfera, también es cierto que en las cavernas sólo es posible encontrar mucho polvo en suspensión cuando el tránsito es muy grande y rápido. Fuera de la caverna o cerca de la entrada, existe una cantidad mucho mayor de partículas de tierra, polen, etc… La humedad reinante en la mayoría de ellas, las gotas que caen de las estalactitas, etc., darían más chance a las gotas de agua como causa, sin embargo no resulta así. Las gotas de agua se definen muy bien, incluso cuando son muy pequeñas. Ni qué decir tiene el hecho de que sería imposible sacar alguna foto bajo la lluvia, existiendo infinidad de partículas de agua en suspensión.

CON O SIN FLASH:

Con flash, las posibilidades de fotografiar biones es muchísimo más alta, pero no excluyente. Como es lógico, siendo un tipo de materia sutil, por lo general transparente o semitransparente, reaccionan a la luz reflejándola mejor cuando se hace con flash y se ven mejor cuando el fondo es oscuro. Pero también salen sin flash cuando son muy densos o las condiciones de luz del sitio son adecuadas, así como aparecen muchas veces cuando se filtra una foto con la herramienta de contraste y brillo de cualquier programa de imagen.

Cierto es que la mayor parte de los biones aparecen en un plano cercano a la cámara, ya que su composición sutil los hace menos visibles a mayor distancia, pero también -en un porcentaje muy pequeño- salen de diverso tamaño a varios metros, semiocultos por alguna persona, una columna o cualquier otro objeto. Ello implica dos cosas: a) Hay algo material allí, semitransparente, que no oculta totalmente lo que hay detrás y dura unos instantes, pero puede ser ocultado total o parcialmente por cualquier objeto. b) Tenemos una perspectiva, por lo tanto hay una relación que permite calcular su volumen. Además hay que considerar que no son “discos” sino esferas, por lo tanto suelen “envolver” algún poste o cualquier otro objeto, variando entonces los colores merced a su semi-transparencia.

Aparecen de día o de noche indistintamente, pero los fondos oscuros facilitan su observación por una parte y la mayor “producción” natural por otro, al declinar en la atmósfera la actividad de los fotones solares.

SECUENCIAS:

En secuencias fotográficas rápidas, raramente podemos sacar una relación de movimiento entre los biones. Sus movimientos son muy lentos y casi diría “escasos”, pero lo que ocurre es que duran muy poco tiempo en ese estado de “aglomeración” (recordemos que se trata de cantidades gigantescas de subpartículas aglomeradas). Cuando se trata de experimentos con pirámides, hacemos secuencias de la siguiente manera:

1) Se sacan fotos de una pirámide recién instalada pero no orientada.
2) Se orienta la pirámide.
3) Inmediatamente se hace una secuencia de una foto por segundo, durante los primeros diez segundos. No significa esto que luego no haya acumulación de neutrinos, sino que igual después aparecen también, pero en ciclos, como que son el excedente de los neutrinos que la pirámide acumula e incluye en su campo.

Dependiendo de las condiciones geobiológicas y otros factores como la exactitud de la orientación, etc., el ciclo podrá ser de más o menos minutos. En el experimento más largo, dejé la cámara en automático transfiriendo al disco de un ordenador para poder tener un parámetro, durante doce horas.

Cada siete minutos y medio, había una “expiración” de biones, en una pirámide de 4 metros de lado. El efecto es similar a los soplidos de burbujas que hacíamos de niños, jugando con el detergente y un tubito. En las Piramicamas el ritmo suele ser menor de cuatro minutos, pero sólo dura cinco segundos; hay que sacar la foto muy justo para “pillarlos”. Cuando no están saliendo en las fotos, es decir que no se están formando biones, están siendo incluidos en el campo piramidal.

El resultado al fotografiar una pirámide funcionando, es que desde la primera hasta unas diez o veinte, los biones aparecen pero en cantidad y tamaño decreciente. En las últimas son apenas como bolitas de agua, más densos, escasos y dispersos. En secuencias posteriores es posible ver que el proceso se repite, como si la pirámide se hubiera desorientado y vuelto a orientar. Si realmente desorientamos y volvemos a orientar la pirámide, entonces estamos haciendo la repetición voluntaria del fenómeno y no falla nunca.

PREDECIBILIDAD:

Quienes tenemos cierta práctica de sensibilización respecto a las características geobiológicas de los lugares (ya sea por práctica metódica o por instinto congénito) no sólo podemos predecir cuándo en nuestras fotos saldrán biones y cuándo no, como lo hacemos con las pirámides, sino en esos otros sitios que aunque no tengan todos los efectos de las pirámides, al menos tienen las condiciones geobiológicas en que se presentan grandes cantidades de neutrinos. Esto es en los lugares donde el campo magnético terrestre tiene pocas “corrientes”, es decir donde las líneas Hartmann, Curry y las menores están en equilibrio, con pocas o ninguna geopatía, pero existiendo gran cantidad de agua, carbón, cuarzo u otros minerales cuya estructura molecular tienda a ser piramidal.

Sabemos por experiencia que cuando un lugar tiene una alta calidad biológica (donde cualquier geobiólogo o radiestesista marcará más de 12.000 Unidades de Bovis), es seguro que aparecen biones. Hay sitios donde aparecen en determinados horarios en mayor cantidad, como las ruinas del Castillo de Relleu, algunas cavernas y algunos sitios especiales en los bosques.

También hay ciertas actividades místicas donde sin duda aparecerán, porque a la actividad biogeneradora de los cuerpos vitales de las personas que intervienen, se suman las condiciones geobiológicas de esos “lugares de poder”.

MATERIAL FOTOGRÁFICO:

Es imposible difundir por cualquier medio todas las imágenes que tengo de biones, porque son más de dos mil propias y unas mil de amigos de todo el mundo que me envían sus fotos y la mayoría pesa más de un mega. También es lamentable que algunos “graciosos” me envíen fotos trucadas, hechas con el Photoshop en el filtro “destello” y cosas así. No obstante, guardo todas las que en principio me parecen auténticas y la mayoría son absolutamente inconfundibles. Pueden hacerse trucos varios para imitarlos, algunos de ellos muy buenos, y no faltan empeñosos en “demostrar” que siempre son trucos, pero tras un análisis, más o menos exhaustivo según se trate, se verifica si la procedencia es de un truco o es un orb real. He invitado a varios supuestos escépticos a hacer en mi casa las comprobaciones correspondientes, pero nunca han aceptado. Cuando montamos una pirámide, le pedimos al cliente que prepare su propia cámara y sacamos varias fotos, pudiendo observar inmediatamente que no hay truco. Es decir que sacamos biones desde diferente ángulo cuando las hacemos simultáneamente.

Como el tema es muy largo y se me escapan asuntos relacionados, espero vuestra participación, sugerencias experimentales, etc..

Es una pena que la cantidad de bits que admiten los foros sea muy baja. Igual van algunas de las que voy achicando para subir al blog.

BIONES, ORGÓN Y SALUD: Los biones producen completitud cuántica. Los átomos siempre tienen deficiencias por causa del bombardeo cósmico, es decir que otras partículas u ondas chocan contra él y rompen su equilibrio, arrastrando subpartículas fuera, quitándolas de sus protones, electrones y neutrones. Los neutrinos presentes se incorporan rápidamente donde exista una falta, por causa de la mecánica gravitacional, que en física atómica se habla de energía nuclear débil y energía nuclear fuerte, pero en realidad hablamos de la misma energía que mantiene el orden de los cuerpos celestes, sólo que aplicada a las partículas y subpartículas atómicas. Esa completitud cuántica, brindada por las fabulosas cantidades de neutrinos que componen los biones, devuelve a los átomos su equilibrio y por lo tanto sus funciones. Ello repercute en la funcionalidad de las moléculas, ya sean de agua, de ADN, ADRN o cualquier otra, lo que al final de un proceso casi instantáneo será “sentido” como “vitalidad”. Esa es la causa más importante por la cual la gente alejada del mar hace incontables esfuerzos por “reponer energías” en la playa, o en los ríos, o en la montaña, en ese orden de preferencias.

La “vitalidad” no está en el mero paisaje u otros factores de influencia psicológica, sino en esta “alimentación cuántica” que recibimos cuando estamos dentro de una pirámide o en un lugar con gran cantidad de biones. Desde ya que no encontraremos en ninguna parte tantos neutrinos disponibles como en una pirámide bien hecha y orientada en cualquier sitio, con la comodidad de incorporarlos mientras dormimos, a menos que vivamos en uno de esos lugares privilegiados propios de cuadro de paisaje chino, con una casa entre montañas, arroyos y árboles, todo bien dispuesto (o elegido) bajo normas de Feng Shui.
El Efecto Piramidal de rejuvenecimiento y las curas producidas en diversas dolencias como el reumatismo, la esclerosis, la ataxia, heridas e infecciones, etc., no es debido únicamente a la acumulación de neutrinos, sino a una concatenación de efectos, como el barrido de radicales libres, la tensioactivación molecular de la materia y otros, como puede verse en otras entradas de este blog. Pero cierto es que los biones forman parte importante en este proceso y los expertos en fotografía deberían prestar más interés a este fenómeno, en el que podrán verificar todo lo expuesto.
En varios programas de televisión y en la webs de videos pueden verse algunos casos de orbs muy claramente, aunque también hay “graciosos” que cuelgan videos trucados y tonterías. Con filtro infrarrojo pueden filmarse muy bien, aunque es difícil verlos con el propio visor y sólo se dan cuenta de su presencia al reproducir las filmaciones.

Un Abrazo fotográfico

Gabriel

www.piramicasa.com

www.piramicasa.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: