USOS Y EFECTOS PIRÁMIDES TERAPÉUTICAS

6 Dic

USOS Y EFECTOS DE LAS PIRÁMIDES – ENERGÍA PIRAMIDAL

En adelante y en otras entradas del blog, iré respondiendo algunas preguntas de personas que usan Piramicama desde hace poco tiempo o que aún tienen dudas sobre su uso y efectos:

Las personas sanas siempre sentirán menos efectos que las enfermas, porque la Piramicama está calculada para prevenir enfermedades y tratar dolencias leves, prolongar la vida en excelente estado debido a la reconstitución de la materia desde su base cuántica, pasando por la atómica y molecular, lo que es ayudado por la eliminación de los radicales libres.
No obstante, cabe destacar diferencias notables en la pernoctación inicial, entre las personas que viven estresadas por su forma de vida y trabajo, con aquellas que viven tranquilas y en especial si lo hacen en un entorno rural.

Quienes tienen que vivir con el estrés de la rutina y el trabajo intenso, necesitarán dormir un par de horas más durante las primeras semanas, porque la relajación muscular que produce la Piramicama es tal, que será difícil levantarse hasta que se haya completado un ciclo biológico nocturno completo. Este ciclo debería ser el que acaba cuando nos despertamos solos, sin necesidad de reloj y alarma, pero su constante violación merced a la “esclavitud moderna”, hace que la mayor parte de la gente tenga problemas de sueño, que éste resulte insuficiente para reponer energía y dejar que el cuerpo se restablezca todo lo que debe.  En cierta forma, la pirámide “obliga” a dormir lo necesario. Por ello se recomienda acostarse dos horas antes de lo habitual si se tiene obligación de horarios, o retrasar compromisos a dos horas después, si se tiene más independencia.

   En cambio quienes viven en el campo y/o más armónicamente con la naturaleza, raramente requieran más horas de sueño. Incluso hay quienes empiezan a dormir menos. Simplemente, no necesitan dormir más porque su cuerpo se encuentra más rápidamente restablecido.

Las personas enfermas, dependiendo de sus dolencias, han de considerar que la Piramicama normal no es la más adecuada para tratar enfermedades graves como la esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, ataxia o reumáticas crónicas y/o avanzadas como la artritis reumatoide, la artritis deformante y cualquier otra forma de reuma que lleve años de proceso. Para esos casos se emplea una Piramicama Hércules,  casi cuatro veces más potente.

   Este modelo Hercules de caras cerradas, también suele ser usado por personas sanas y no existe riesgo de efectos secundarios, ni crea dependencia de ninguna clase. Lógicamente, quienes duermen en Piramicama (de cualquier modelo) no desean volver a dormir en una cama normal, a menos que sea en una Casa Piramidal, en la que no es preciso instalar Piramicamas. Las Casas Piramidales llevan un sistema de control de efectos, que impide que personas demasiado sensibles se descompongan por el rápido barrido de radicales libres del estómago. Esto no es peligroso, sino al contrario, pero en pirámides de más de seis metros de lado es preciso ralentizar este efecto. El cerebro percibe un cambio en la química de las paredes del estómago y está programado para responder defensivamente. Estas descomposturas se evitan con una “parrilla de descarga”, que no resta potencia a la Piramicasa, sino que parte de él se produce más lentamente.

Más de la mitad de las personas han reportado que desde la primera noche tienen mayor conciencia onírica (recuerdo claro de los sueños), pero no se trata de una cuestión paranormal, sino de una mejor relación entre el relax profundo del sistema muscular y la mejor irrigación cerebral. Recordar los sueños es algo muy normal entre las personas poco o nada estresadas, como entre prácticamente todos los aborígenes con modo de vida natural.
No existe “ausencia de sueños” en ninguna persona, sino que el estrés, los agobios físicos, la mala costumbre de dormir menos de lo necesario, la tensión muscular y ciertos malos hábitos alimentarios, son causantes de la pérdida de consciencia onírica.
Cuando la musculatura está bien relajada y vamos a dormirnos, el cerebro funciona más en ALFA, es decir entre que emite ondas de 7,5 a 13 Hz (ciclos por segundo) durante un buen rato. Las cualidades de esta etapa son: Relajación muscular, sincronía en la irrigación sanguínea, tranquilidad mental, creatividad (empezamos a soñar si vamos a dormir, pero podemos
aprovechar este estado para resolver problemas técnicos y de todo orden que requiera razonamiento lateral). Comienza la actividad plena del hemisferio izquierdo y desconecta gran parte del hemisferio derecho. En la pirámide esta etapa es más prolongada y se vuelve a ella en varias ocasiones durante la noche, lo que permite recordar mejor los sueños.
Todo esto debería ocurrir normalmente, pero no es así en la población, por causa del ritmo de vida “civilizado”, de modo que la mayoría de la gente pasa de un RAM-ALTA  (Más de 28 Hz, estado de estrés, confusión, inconsciencia psíquica pero alerta estresante). Un estado muy dañino pero habitual.
Como máximo deberíamos estar despiertos en BETA ( 13 a 28 Hz, alerta máxima, vigilantes, conduciendo, trabajando, etc.) pero se le agregan distorsiones como el miedo y la ansiedad. La mejor disposición para la vigilia es un ritmo variable entre BETA y THETA. Este estado cerebral THETA ( 3,5 a 7,5 Hz ) corresponde al “Estado de Vigilia Tranquila”, equilibrio entre los hemisferios izquierdo y derecho, plenitud psicológica y armonía fisiológica, psicológica y mental.
Ya que para casi todos es imposible mantener ese estado durante el día, al ir a la cama deberíamos permanecer durante un rato en THETA, para luego pasar a ALFA pero la mayoría lo hace sin relajarse, de modo que pasa de RAM-ALTA a BETA un momento, luego a ALFA por pocos segundos y luego directamente a DELTA ( Entre 0,2 y 3,5 Hz). Esto corresponde al sueño
profundo, pero al “desenchufar” violentamente el cerebro, la mente no puede procesar los factores psicológicos ni la psique (cuerpo astral o emocional) puede procesar los factores mentales desarrollados durante el día. Entonces no hay descanso físico, mental ni emocional adecuado. La Piramicama contribuye desde el plano físico a la mejora de hábitos, pero debe acompañarse de una concientización respecto a ellos para aprovechar al máximo las ventajas.

UNA COMPARACIÓN DIDÁCTICA, pero muy buena, es nuestro ordenador. Si lo desenchufamos o apagamos en vez de cerrar el sistema operativo, nos quedan programas sin cerrar, alguna configuración sin guardar, elementos sueltos en el disco duro que luego no podemos encontrar. Después nos quejamos de “pérdida de la memoria”. Nuestro cerebro es exactamente análogo a un ordenador, pero además tiene todo un cuerpo que dejar en condiciones para el descanso y lo sigue atendiendo una vez dormido. Si en vez de “apagarlo” le damos tiempo a relajar el cuerpo, lo dejamos pasar de BETA a THETA suavemente, para luego permanecer más tiempo en ALFA, cuando pasemos a DELTA (sueño profundo), mantendremos un ritmo armónico, sin preocupaciones (porque en ALFA se suelen solucionar en el nivel subconsciente casi todos los factores preocupantes del día) y luego estaremos volviendo a ALFA desde DELTA cada vez que el cerebro necesite revisar algo pendiente o descargar de la mente alguna cosa para eliminarla. Esto último produce la mayoría de los sueños, que son revisiones y a veces se representan simbólicamente, lo cual -si lo recordamos con claridad- nos permite resolver muchas cosas en lo práctico y en lo psicológico. Nuestra “papelera de reciclaje” no funciona despiertos (en REM-ALTA, BETA o THETA), sino en ALFA y/o DELTA. Y los sueños (que los hay de cinco clases), son en su mayoría un proceso de eliminación de la información innecesaria. La mayor parte de la gente tiene el “disco duro” repleto de basura mental y psicológica porque no puede eliminar lo acumulado en el subconsciente (la papelera de la mente).
En la pirámide estos procesos cerebrales se hacen más o menos rápido pero de modo estable y progresivo, a la par que se consigue una relajación muscular profunda. Por eso se tiene mayor descanso, mejor proceso de eliminación subconsciente y en el estado más adecuado para ello. Por eso se recuerdan con tanta claridad los sueños, sin que ello impida el descanso. Pues por el contrario, representa un gran descanso esa eliminación, que deja espacio en la memoria para acumular otra información y para procesar  mejor nuestros asuntos al día siguiente.
Cierto es que algunas personas tienen experiencias psíquicas extraordinarias, pero ello sólo es producto de esa mejor funcionalidad fisiológica general y cerebral en especial. La pirámide sólo proporciona el estado de actividad y salud adecuado, pero dependerá de cada persona y de sus potencialidades psíquicas el que se tenga o no esas experiencias. Lo normal y más sano, es simplemente contar con mayor consciencia onírica y  correcta  catarsis durante el sueño.
Igualmente, dichas experiencias -extraordinarias o normales- son parte habitual de la vida de la persona mientras duerme, sólo que al dormir en la pirámide puede recordarlo y conocer esa parte desconocida para muchos.  En algunos casos, nuestros clientes nos han llamado tras su primera noche, felices de haber “descubierto el mundo de los sueños”. No es un porcentaje alto, pero es curioso que muchas personas adultas no sepan lo que es soñar.

En algunos raros casos, ha ocurrido justamente lo contrario; es decir que las personas han dormido sin soñar como les es habitual. No es algo permanente, pues en algunas semanas se vuelve a la normalidad y es producto de que el cuerpo ha estado necesitando una mayor miorrelajación, en lugar de sueños lúcidos.
Estos efectos de normalización en el sueño son habituales tanto en la Piramicama normal como en la Hércules o en una Piramicasa.  Pero los efectos más importantes en una persona sana demoran algún tiempo en comprobarse, aunque no mucho en producirse. Tras un mes y medio de pernoctación en una Piramicama (algo menos en la Hércules) se ha reforzado tanto el sistema inmunitario que es casi imposible que se produzca una infección bacteriana. Si estamos sanos, no notaremos eso hasta tener una herida. Aunque la lavemos y por precaución desinfectemos, veremos cuán rápido se regeneran las células, sin asomo de oportunismo bacteriano. En los casos de esguinces, torceduras y otros accidentes traumáticos, la recuperación es tan rápida que parece un milagro. En fracturas y quebraduras, han de seguirse las indicaciones médicas habituales pero el sujeto notará -y más el médico- que hay una recomposición asombrosa.

En dolencias graves como la esclerosis (en cualquiera de sus etiologías) o reumas avanzados y de larga cronicidad, las crisis curativas son igual de intensas que en la Piramicama normal, pero al ser mucho más rápido el proceso y más intenso el poder analgésico, el paciente se recupera antes y con menos padecimiento. En una Piramicama normal estos efectos con las mismas dolencias, se producen más lentamente, pero las crisis curativas son algo más molestas y el proceso curativo puede llevar años.

En Cuba y otros sitios donde no es económicamente viable adquirir una Piramicama como las nuestras, donde se puede pasar todo el tiempo, las hacen con aluminios más finos pero constituidos por un alto porcentaje de hierro y cobre, de modo que entrañan algunos riesgos que las hacen inadecuadas para dormir. Para tratar una esclerosis múltiple, como hizo el pionero en este asunto, el cubano Julio Rego, con una pirámide de tan mala calidad, debió mantener una disciplina diaria de sesiones, permaneciendo un máximo de 45 minutos por cada sesión, con dos horas de intervalo entre cada una. En las Piramicamas y Hércules de Piramicasa, construidas con aluminio de alta pureza, no es preciso hacer intervalos, permitiendo además una vida normal porque sólo se reemplaza la cama. Aparte de todas las ventajas que poseen las pirámides, el tratamiento efectivo y determinante de estas dolencias se hace con extrema comodidad. El poder de las pirámides es un efecto físico, no psicológico, aunque una correcta catarsis psicológica siempre contribuirá a los mejores resultados.

Respeto al desarrollo de facultades paranormales, el poder de las pirámides no tiene con ello una relación directa, sino indirecta, porque le limita a recomponer las cualidades de la sangre, tensioactivar atómica y molecularmente toda la materia, hacer más solvente y menos o nada oxidante el agua del organismo, eliminar radicales libres, reforzar el sistema inmunitario, relajar profundamente la musculatura durante el sueño, tonificar y relajar el sistema nervioso, evitar la putrefacción y por lo tanto evitar la reproducción de bacterias infecciosas, proteger la flora intestinal de ataques bacterianos y estimular las bacterias simbióticas… Bueno, creo que todo eso es casi “paranormal” en una civilización drogada legal e ilegalmente. El efecto piramidal lo hace sin drogas ni efectos secundarios, sin antagonismos ni antidotismos, sin riesgo de sobredosis, sin consumo de otra energía que la del campo magnético de la tierra, que es en realidad la fuente que usa la pirámide.

Las capacidades paranormales (clarividencia, clariaudiencia, vista astral, precognición, telequinesis, etc.) no se producen espontáneamente por dormir en una pirámide, salvo algún excepcional caso donde el potencial se encontraba a punto de manifestar. Pero las personas que se ejercitan en su desarrollo, cuentan con una salud y en especial la regulación cerebral que facilita cualquier proceso psíquico voluntario. Del mismo modo, cualquier clase de meditación (intelectual, psíquica, psicológica o espiritual) se hará muchísimo mejor que en cualquier otra situación porque se contará con los instrumentos orgánicos en las mejores condiciones.

En veterinaria también se aplican las pirámides, con las mismas prescripciones en muchos animales, que las indicadas para humanos.

En la foto vemos a un perrito envenenado con estricnina (o estrignina) y el veterinario lo dio por desahuciado luego de hacer vómito con leche y permanganato de potasio (MnO4K) y aplicación de otros medicamentos. A pesar del riesgo de prolongar el sufrimiento, preferimos intentarlo con la pirámide y sólo se acompañó la terapia con agua suministrada por vía oral con una jeringuilla sin aguja. Le mantuvimos dos días tal como está en la foto, aplicando antipirámide media hora por sesión, con dos horas de intervalo entra cada aplicación. En dos días se levantó sólo y comenzó a jugar en el patio. Al día siguiente, saltando vayas de metro y medio, sin problema alguno.

Los animales (perros casi todos y gatos sólo algunos) prefieren dormir dentro de la pirámide y los beneficios en su salud es el mismo que para los humanos.

En otra entrada hablaremos sobre usos no terapéuticos de las pirámides.

En www.piramicasa.es se encuentran los productos concretos que brindamos al mundo actualmente y en los libros Tecnología Sagrada de las Pirámides (Gabriel Silva) yRevolución Terapéutica de las Pirámides (Dr. Ulises Sosa Salinas y Gabriel Silva) se encuentra la información más avanzada y actual sobre pirámides y sus usos en medicina, biología, agricultura, apicultura, granja, arquitectura, etc.

A este blog se irá agregando  gran cantidad de entradas, por lo que se sugiere la suscripción que permite mantenerse informado de nuevas publicaciones.

Gabriel – www.piramicasa.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: